Belesa o matapeces: Cultivo, cuidados y origen

En este extenso y detallado artículo, exploraremos todo lo que necesitas saber sobre la belesa o matapeces (Plumbago europaea L.). Desde su origen y características hasta cómo cultivarla y cuidarla. También descubrirás una curiosa conexión lingüística que relaciona esta planta con una palabra española común. ¡Acompáñanos en este viaje botánico!

Origen de la Belesa (Plumbago europaea L.)

La belesa, conocida científicamente como Plumbago europaea L., es una planta perteneciente a la familia de las plumbagáceas. Esta especie es originaria del Mediterráneo y se encuentra ampliamente distribuida en España, especialmente en la zona mediterránea. Puede crecer de forma silvestre en suelos pobres, yermos, zonas rocosas, secas y lugares arenosos, a menudo cerca de la costa.

Plumbago europaea L. es una planta perenne que prospera en zonas templadas y cálidas. En regiones con inviernos duros, puede morir, pero resurge con la llegada de la primavera y las temperaturas más cálidas. Tiene un porte arbustivo rastrero que generalmente no supera el metro de altura, manteniéndose en tamaños de alrededor de 30-60 cm.

Características de la flor de la belesa

La belesa se destaca por su floración en espiga, con numerosas flores de color rosa. Cada pequeña inflorescencia consta de cinco pétalos y una corola claramente tubular, así como su pedúnculo. Los estambres son visibles a simple vista. A pesar de que las flores individuales son pequeñas, generalmente no superando 1,5 cm, la abundancia de inflorescencias le confiere cierto atractivo.

¿Qué palabra española puede derivar de la Belesa?

flor de la belesa 3

Ahora, vamos a adentrarnos en la parte lingüística de este artículo. Como suele ocurrir, los nombres científicos de las plantas a menudo nos dan pistas sobre sus propiedades, usos o características. En el caso de Plumbago europaea L., su nombre científico sugiere su origen europeo y, como se puede apreciar en el mapa de distribución, se encuentra principalmente en Europa.

Además, el género al que pertenece, Plumbago, nos brinda más información. En inglés, esta planta se conoce como «leadwort», una palabra que no tiene una traducción literal, pero que podría descomponerse en «lead» (plomo) y «wort» (mosto).

Aquí es donde surge la asociación. «Plomo» se traduce como «lead» en inglés, pero en realidad proviene del latín «Plumbum», que significa «plomo». La planta se creía que tenía propiedades útiles en el tratamiento del envenenamiento por plomo. Por lo tanto, «leadwort» podría traducirse como «brebaje de plomo» o «para el plomo».

Sin embargo, la palabra «embelesar» tiene un origen más interesante relacionado con la belesa. Según la R.A.E, «embelesar» se define como «arrebatar o cautivar los sentidos», aludiendo a un estado de atontamiento, ensimismamiento o confusión. Es una palabra que hemos escuchado en frases como «quedarse embelesado de alguien por su belleza». La raíz de esta palabra proviene de «belesa», es decir, «en-belesa», que representa el estado de estar como la belesa, es decir, cautivado o arrebatado.

Curiosamente, la belesa tiene propiedades narcóticas debido a un compuesto químico llamado «plumbagina», que afecta al sistema nervioso central. Esta sustancia también tiene propiedades fungicidas, citotóxicas y bactericidas. La belesa se ha utilizado históricamente para adormecer a los peces en pozas y pequeñas charcas con el fin de facilitar la pesca, una práctica conocida como «matapeces».

Esta conexión lingüística entre la belesa y la palabra «embelesar» es un testimonio interesante de cómo las plantas pueden influir en nuestro lenguaje y cultura.

Cultivo y cuidados de la Belesa

Temperaturas e iluminación

La belesa es una planta de origen mediterráneo, por lo que no tolera bien el frío. Prospera en climas templados y cálidos, siendo resistente a las altas temperaturas veraniegas. En áreas con inviernos fríos, es posible que debas protegerla o trasladarla a un invernadero para garantizar su supervivencia durante la estación fría. La belesa requiere pleno sol y se desarrolla mejor en orientaciones hacia el sur.

Riego y humedad

Aunque puede tolerar la sequía, un riego regular durante el verano favorecerá su crecimiento óptimo. Recuerda que un riego abundante no significa regar a diario, especialmente en las regiones mediterráneas, donde los veranos pueden ser extremadamente secos. Se recomienda permitir que la tierra se seque entre riegos para evitar el encharcamiento.

Suelo y abonado

El tipo de suelo adecuado para la belesa se asemeja al hábitat mediterráneo. Suele crecer en suelos calizos y ligeramente salinos, con un pH tendiendo a ser básico, aunque también puede tolerar suelos neutros o ligeramente ácidos. Es importante que el sustrato sea bien drenante y no retenga el agua en exceso.

En cuanto al abonado, la belesa puede crecer en suelos pobres, pero puedes utilizar un abono genérico mezclado con el agua de riego durante la temporada de floración, que va desde la primavera hasta finales de verano. La frecuencia de abonado puede ajustarse a la frecuencia de riego, generalmente cada 15 días, si deseas un crecimiento más vigoroso.

Poda de la Belesa

La belesa tolera bien la poda y, dado su carácter trepador y rastrero, tiende a ramificarse abundantemente. La mejor época para podarla es justo después de la floración. No es necesario seguir pautas especiales de poda, simplemente puedes darle forma o dirigirla según las necesidades de tu jardín o área de cultivo, como vallas o muros.

Plagas y enfermedades

La belesa es una planta resistente y suele estar relativamente libre de plagas y enfermedades, a menos que se encuentre en condiciones de humedad excesiva. Como con muchas plantas de jardín, debes estar atento a posibles ataques de áfidos y, si es necesario, aplicar productos específicos para controlar esta plaga.

Propagación

La propagación de la belesa se realiza principalmente a través de semillas. Si te encuentras en una zona con inviernos fríos, es recomendable sembrar las semillas en un invernadero o almácigo cuando las heladas del invierno hayan disminuido. Luego, puedes trasplantar las plántulas al exterior cuando estés seguro de que no habrá heladas inesperadas de última hora.

Otras especies del género Plumbago

cultivo de la belesa 4

Aunque Plumbago europaea L. es la especie tipo del género, existen otras especies dentro de la familia Plumbaginaceae, algunas de las cuales son más conocidas. Un ejemplo es Plumbago auriculata, también llamada Plumbago capensis, conocida como «plumbago azul». Esta especie es apreciada por sus flores azules y su uso ornamental.

Preguntas frecuentes

¿Dónde se encuentra principalmente la belesa?

La belesa, o Plumbago europaea L., es originaria del Mediterráneo y se encuentra principalmente en la zona mediterránea de España.

¿Qué significa la palabra «embelesar» y cuál es su conexión con la belesa?

La palabra «embelesar» se define como «arrebatar o cautivar los sentidos», y su raíz proviene de «belesa», en referencia al estado de estar como la belesa, es decir, cautivado o arrebatado. La belesa tiene propiedades narcóticas debido a un compuesto químico llamado «plumbagina», lo que la convirtió en una planta utilizada para atontar y adormecer a los peces en la pesca, una práctica conocida como «matapeces».

¿Cuál es el tipo de suelo adecuado para cultivar la belesa?

La belesa prospera en suelos calizos y ligeramente salinos, con un pH tendiendo a ser básico. También puede tolerar suelos neutros o ligeramente ácidos. Es esencial que el sustrato sea bien drenante para evitar el encharcamiento.

Esperamos que este artículo te haya proporcionado una comprensión completa de la belesa, desde su origen y características hasta los cuidados necesarios para cultivarla. Además, hemos explorado la fascinante conexión entre esta planta y la palabra «embelesar». ¡Atrévete a cultivar esta hermosa y curiosa planta en tu jardín!