Cómo Combatir el Pulgón Negro de las Plantas

Los pulgones, también conocidos como áfidos, son una de las plagas más comunes que afectan a una amplia variedad de plantas, arbustos y árboles. Entre las diferentes especies de pulgones, el pulgón negro, también llamado pulgón negro de las leguminosas o Aphis fabae, es particularmente problemático debido a su resistencia a los tratamientos insecticidas.

Características del Pulgón Negro (Aphis fabae)

Una de las características distintivas del pulgón negro es su cuerpo de color negro, en contraste con los tonos verdes que suelen tener los pulgones comunes, como el pulgón del algodón (Aphis gossypii). Esto hace que sea relativamente fácil de identificar en las plantas, ya que su color contrasta con el verde de la vegetación circundante.

El pulgón negro tiende a afectar principalmente a las leguminosas, ya que tiene una afinidad particular por la savia que estas plantas emiten. Sin embargo, puede atacar una amplia variedad de cultivos, especialmente los hortícolas.

Es importante destacar que no todos los pulgones negros son Aphis fabae. Por ejemplo, el principal pulgón negro que afecta a los cerezos se clasifica como Myzus cerasi, y las estrategias de control pueden variar según la especie.

Además, el ciclo de vida de los pulgones es bastante variado. Por ejemplo, Aphis gossypii Glover, que afecta a muchas especies, incluyendo los cítricos, presenta un estadio en el que las hembras adultas ápteras también tienen el cuerpo de color negro.

Cómo Afecta a las Plantas el Pulgón Negro

control quamico 3

El comportamiento de los pulgones en las plantas es similar en todas las especies. Utilizan su estilete para succionar la savia de las plantas, extrayendo los nutrientes celulares. Cuando la población de pulgones es alta, la cantidad de savia extraída puede superar la que la planta puede producir, lo que lleva al debilitamiento gradual de la planta e incluso puede causar su colapso total.

Además de debilitar la planta, la savia que secretan los pulgones es rica en azúcares, lo que provoca un aspecto pegajoso en las hojas. Esto atrae a otros insectos, como las hormigas, y puede dar lugar al crecimiento de hongos, como la fumagina o negrilla.

Un problema adicional asociado con el pulgón negro es su relación con virus vegetales, especialmente en cultivos de patatas, remolacha y tabaco.

Partes de las Plantas Afectadas

El pulgón negro tiende a atacar principalmente los brotes nuevos y las partes más tiernas de las plantas, como ocurre con la mayoría de las especies de pulgones. Estos brotes actúan como un sumidero de la planta, lo que significa que atraen una gran cantidad de recursos, como azúcares y fotoasimilados. Por lo tanto, se convierten en el objetivo principal de los pulgones para extraer la savia.

Identificación del Pulgón Negro en Plantas Leguminosas

lucha biola3gica contra el pulga3n 4

La identificación del pulgón negro en plantas leguminosas suele ser relativamente sencilla. Estos insectos tienen un tamaño de entre 2 y 3 mm, lo que los hace visibles a simple vista. Además, su color negro ofrece un contraste notable con el verdor de las plantas, lo que facilita su detección.

A diferencia de algunos otros pulgones, como los que afectan a los cítricos, el pulgón negro no suele enrollar los brotes nuevos como consecuencia de la succión de savia. Por lo tanto, la identificación se basa principalmente en la diferencia de color y la ausencia de enrollamiento de las hojas.

Cómo Combatir el Pulgón Negro

Control Químico

Una de las formas de combatir el pulgón negro es mediante el control químico. Sin embargo, no todos los productos insecticidas son igualmente efectivos contra esta plaga. Actualmente, los productos más utilizados incluyen la materia activa Acetamiprid y Deltametrin.

Es importante consultar y utilizar los productos autorizados de acuerdo con la normativa vigente. Los tratamientos foliares directos aplicados sobre la plaga pueden ser efectivos si se siguen estrategias de repetición cada 3-5 días. Estos productos actúan degradando la capa protectora del insecto y eliminando los estados ninfales o huevos presentes en la planta.

Las dosis recomendadas de estos productos a base de jabón varían según la concentración:

  • Jabón potásico al 50%: 250-500 ml por cada 100 litros de agua.
  • Jabón potásico al 20%: 1000-2000 ml por cada 100 litros de agua.

Lucha Biológica

En algunos casos, es posible mantener un equilibrio biológico para controlar las poblaciones de pulgón negro y prevenir su proliferación. Para ello, se pueden aprovechar los depredadores y parasitoides naturales del pulgón negro. Algunos de estos enemigos naturales incluyen:

  • Crisopa
  • Coccinélidos
  • Chinches depredadores (antocóridos y míridos)
  • Larvas de dípteros sírfidos y cecidómidos (Aphydoletes aphidimyza)
  • Parasitoides himenópteros, como Aphidius spp. y Praon
  • Hongos entomopatógenos, como Verticillium lecanii

Estos enemigos naturales pueden ayudar a mantener bajo control las poblaciones de pulgón negro sin necesidad de recurrir a productos químicos.

Preguntas Frecuentes sobre el Pulgón Negro de las Plantas

¿Qué plantas son más susceptibles al ataque del pulgón negro?

El pulgón negro tiende a afectar principalmente a las leguminosas, pero puede atacar una amplia variedad de cultivos, especialmente los hortícolas.

¿Cómo puedo identificar el pulgón negro en mis plantas?

El pulgón negro se caracteriza por su cuerpo de color negro, que contrasta con el verdor de las plantas. Además, suele encontrarse en los brotes nuevos y las partes más tiernas de las plantas.

¿Cuál es la mejor manera de combatir el pulgón negro de forma ecológica?

La lucha biológica utilizando enemigos naturales del pulgón negro es una opción ecológica para controlar esta plaga. También se pueden utilizar productos a base de jabón potásico para el control químico.

¿Cuáles son los productos químicos más efectivos contra el pulgón negro?

Los productos más utilizados incluyen Acetamiprid y Deltametrin, pero es importante consultar y utilizar los productos autorizados de acuerdo con la normativa vigente.

En resumen, el pulgón negro de las plantas es una plaga común que puede debilitar y dañar gravemente tus cultivos. Sin embargo, con las estrategias adecuadas de control químico y la ayuda de enemigos naturales, puedes mantener a raya a esta plaga y proteger tus plantas de forma efectiva.