¿Cómo funciona la agricultura de precisión?

La agricultura de precisión es una disciplina que ha revolucionado el mundo agrícola en las últimas décadas. A través de la implementación de tecnologías de vanguardia, como sensores, satélites, drones y software avanzado, la agricultura de precisión busca optimizar al máximo los recursos, reducir costos y mejorar la sostenibilidad de los sistemas agrícolas. En este artículo, exploraremos en detalle cómo funciona esta emocionante área de la agricultura y cómo está cambiando la forma en que se cultiva la tierra.

La precisión llega (al fin) a la agricultura

La agricultura ha sido un sector que tradicionalmente ha estado rezagado en la adopción de tecnologías de vanguardia. Mientras que otros sectores como la automoción, la industria alimentaria y la medicina han utilizado ampliamente las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para mejorar sus procesos y productos, la agricultura ha estado relativamente inmutable hasta la llegada del siglo XXI y la agricultura de precisión.La agricultura de precisión se define como el uso de TIC para la gestión de cultivos, lo que implica la recopilación de una amplia gama de variables agronómicas para un análisis más preciso de la situación del cultivo. Esto permite una dosificación precisa de insumos como agua, fertilizantes y fitosanitarios, maximizando el rendimiento y contribuyendo a la sostenibilidad agrícola.

¿Dónde está la barrera entre agricultura «convencional» y la llamada agricultura de precisión?

La transición de la agricultura convencional a la agricultura de precisión implica un cambio significativo en la forma en que se gestionan los cultivos y se toman decisiones. Mientras que la agricultura convencional se basa en enfoques más generales y menos precisos, la agricultura de precisión se basa en datos detallados y análisis específicos para cada parcela.Por ejemplo, tener una estación meteorológica en un cultivo o utilizar información de estaciones existentes para analizar patrones climáticos en una parcela es un primer paso hacia la agricultura de precisión. Sin embargo, la verdadera revolución ocurre cuando se agregan múltiples capas de información de diversas fuentes.A través de imágenes de satélite que capturan índices agronómicos a partir de cámaras multiespectrales, es posible determinar las necesidades de fertilización de un cultivo a nivel detallado. Esto permite aplicar fertilizantes de manera variable según los datos recopilados, lo que puede resultar en ahorros significativos.

Tecnologías clave en la agricultura de precisión

La agricultura de precisión se basa en varias tecnologías clave que permiten la recopilación y el análisis de datos agronómicos detallados. Algunas de estas tecnologías incluyen:

1. Maquinaria de conducción autónoma guiada por GPS

La maquinaria agrícola autopropulsada ha sido una de las innovaciones tecnológicas más importantes en la agricultura de precisión. Estas máquinas pueden seguir un plan preestablecido por el agricultor y están equipadas con sistemas de navegación GPS que les permiten operar con gran precisión en el campo. Los conductores solo necesitan supervisar el proceso, similar a cómo se monitorea la telemetría en la Fórmula 1.

2. Imágenes de satélite y drones

Las imágenes de satélite y los drones son herramientas esenciales en la agricultura de precisión. Capturan imágenes aéreas de cultivos en espectros no visibles para el ojo humano, como el infrarrojo. Estos datos permiten evaluar el estrés hídrico, el vigor de los cultivos y otros parámetros clave para la toma de decisiones agronómicas.Los satélites, como Landsat y Sentinel, proporcionan imágenes de alta resolución que son útiles para el análisis de cultivos a gran escala. Los drones, por otro lado, ofrecen una mayor flexibilidad y resolución en la captura de imágenes, lo que los hace ideales para la agricultura de precisión.

3. Sensorización en parcela

La sensorización en parcela implica la instalación de estaciones meteorológicas y sensores específicos en el campo. Estos dispositivos recopilan datos como humedad ambiental, temperatura del suelo, dirección del viento y radiación solar. La información obtenida se utiliza para comprender mejor el entorno del cultivo y tomar decisiones informadas sobre riego, aplicación de fertilizantes y control de plagas.

4. Mapeo de suelo

El mapeo de suelo es una técnica que proporciona información detallada sobre las propiedades del suelo en una parcela. Un dispositivo especializado recorre la parcela y recopila datos como la textura del suelo, la conductividad eléctrica y los niveles de nutrientes principales (NPK). Esta información es esencial para determinar la salud del suelo y optimizar las prácticas agronómicas.

5. Big Data

El análisis de datos masivos, conocido como Big Data, desempeña un papel fundamental en la agricultura de precisión. Todos los datos recopilados de sensores, imágenes, registros de campo y otras fuentes se almacenan y analizan en la nube. Los algoritmos estadísticos avanzados identifican patrones de comportamiento que ayudan a tomar decisiones precisas sobre el momento y la dosis de aplicación de insumos, predicciones de cosecha, necesidades de riego en tiempo real y más.

¿Es la agricultura de precisión una panacea?

La agricultura de precisión no es una solución única para todos los desafíos agrícolas, pero ofrece beneficios significativos en muchos niveles. Cada tecnología, desde el mapeo de suelos hasta los drones y la sensorización en parcela, proporciona capas de información valiosa que pueden adaptarse a diferentes objetivos y tipos de cultivos.Esta agricultura tecnificada es especialmente adecuada para medianas y grandes superficies, donde la optimización de recursos desempeña un papel fundamental. Los agricultores pueden lograr ahorros significativos en costos y recursos al adoptar prácticas de agricultura de precisión.

¿Puede aplicarse la agricultura de precisión en pequeños huertos o jardines?

sensorizacia3n en parcela 4

maquinaria agracola autopropulsada 3

Para los propietarios de pequeños huertos de autoconsumo y jardines, la aplicación completa de la agricultura de precisión puede ser impracticable debido al tamaño limitado de la parcela. Sin embargo, es posible introducir ciertos elementos de precisión en la gestión de cultivos, incluso en un espacio reducido.Por ejemplo, se puede implementar un sistema de riego con aspersores en el jardín y riego por goteo en el huerto, controlado por un programador de riego equipado con una sonda de humedad o un sensor de lluvia. Esto permite que el sistema de riego funcione de manera más inteligente, regando solo cuando sea necesario, lo que ahorra agua y promueve la salud de las plantas.

Preguntas frecuentes sobre la agricultura de precisión

1. ¿Qué es la agricultura de precisión?

La agricultura de precisión es una disciplina agrícola que utiliza tecnologías de vanguardia, como sensores, satélites y drones, para recopilar datos agronómicos detallados y tomar decisiones informadas sobre la gestión de cultivos.

2. ¿Cuáles son las tecnologías clave en la agricultura de precisión?

Las tecnologías clave en la agricultura de precisión incluyen la maquinaria de conducción autónoma guiada por GPS, imágenes de satélite y drones, sensorización en parcela, mapeo de suelo y el análisis de Big Data.

3. ¿Para qué tipos de agricultura es adecuada la agricultura de precisión?

La agricultura de precisión es especialmente adecuada para medianas y grandes superficies agrícolas, donde la optimización de recursos es fundamental. Sin embargo, algunos elementos de precisión pueden aplicarse en pequeños huertos y jardines.

4. ¿Cuáles son los beneficios de la agricultura de precisión?

Los beneficios de la agricultura de precisión incluyen el ahorro de costos, la maximización de los recursos, la mejora de la sostenibilidad agrícola y la toma de decisiones informadas basadas en datos detallados.

5. ¿Cuál es el papel del Big Data en la agricultura de precisión?

El Big Data desempeña un papel crucial al analizar datos agronómicos masivos para identificar patrones de comportamiento que guían decisiones precisas sobre la gestión de cultivos, como la aplicación de insumos y el riego.