Compost. Comprobaciones de Calidad

El compostaje es una práctica cada vez más popular en la jardinería y la agricultura sostenible. Convertir los residuos orgánicos en compost de alta calidad es esencial para enriquecer el suelo y mejorar la salud de las plantas. Sin embargo, no basta con simplemente compostar; es igualmente importante asegurarse de que el compost resultante sea de buena calidad y esté listo para su uso en el jardín o el huerto. En este artículo, exploraremos cómo realizar comprobaciones de calidad en el compost y conoceremos las claves para asegurar que tu compost sea óptimo.

¿Qué es el Compost?

Antes de sumergirnos en las comprobaciones de calidad del compost, es importante entender qué es el compost y cómo se forma. El compost es un producto natural y rico en nutrientes que se obtiene a partir de la descomposición de materia orgánica, como restos de alimentos, hojas, ramas y otros desechos biodegradables. Este proceso de descomposición es llevado a cabo por microorganismos, como bacterias, hongos y lombrices, en condiciones específicas.

El Proceso de Compostaje

prueba de pua+ o 3

El proceso de compostaje es complejo y abarca varias etapas. Comprender estas etapas es esencial para evaluar la calidad del compost resultante.

Humificación en 4 Palabras

La humificación es una etapa crucial en el proceso de compostaje. Se puede definir de manera general como el paso intermedio entre la materia orgánica fresca y los compuestos minerales en los que finalmente se convierte. En resumen, la humificación es el proceso mediante el cual la materia orgánica se transforma en humus, un material rico en nutrientes y beneficioso para el suelo.

El resultado de la humificación es el afamado humus, que puede variar en estabilidad según el tiempo empleado en el proceso de humificación y el equilibrio entre la materia orgánica rica en nitrógeno y la rica en carbono. Este equilibrio es fundamental para el desarrollo de las plantas y la calidad del compost resultante.

Compost Joven vs. Compost Maduro

El tiempo es un factor clave en la calidad del compost. A lo largo del proceso de compostaje, se pueden obtener dos tipos de compost: el compost joven y el compost maduro. Cada uno tiene sus propias propiedades y usos en la agricultura.


  • Compost Maduro

    : Este tipo de compost es más estable y los nutrientes que contiene están disponibles para las plantas de inmediato. Es ideal para situaciones en las que las plantas necesitan un aporte inmediato de nutrientes, como en la germinación de semillas o cuando el suelo tiene un déficit significativo de nutrientes. Sin embargo, su efecto es a corto plazo, ya que a largo plazo, el suelo volverá a desnutrirse. El compost maduro suele tardar de 1 a 2 años en formarse.


  • Compost Joven

    : El compost joven contiene una mezcla de nutrientes disponibles para las plantas y compuestos que aún deben descomponerse. Esto significa que puede proporcionar un suministro constante de nutrientes durante un período más largo, actuando como un abono de liberación lenta. El compost joven suele formarse en un período de 3 a 6 meses, aunque estos tiempos pueden variar según las condiciones del proceso.

Cómo Reconocer un Compost de Calidad

Ahora que hemos establecido una comprensión básica del compostaje y sus fases, es crucial saber cómo reconocer un compost de calidad. Aquí hay algunas pruebas y comprobaciones que puedes realizar.

Color y Olor

El color y el olor son dos indicadores clave de la calidad del compost. Presta atención a estos aspectos al evaluar tu compost:


  • Color

    : El compost de calidad suele tener un color marrón oscuro, sin restos reconocibles de los residuos orgánicos originales. Evita el compost que tenga un color inusual o restos visibles, ya que esto podría indicar problemas en el proceso de descomposición.


  • Olor

    : El compost bien elaborado debe oler a bosque o tierra húmeda, y no debe tener un olor desagradable. Si percibes olores nauseabundos, ácidos, amoniacales o a putrefacción, algo podría estar saliendo mal en el proceso. Estos olores podrían ser el resultado de fermentaciones anaerobias, exceso de humedad, falta de aireación o desequilibrio en los componentes primarios.

Estructura del Compost

La textura del compost también es un indicador importante. Puedes realizar una prueba simple para evaluar la estructura del compost:


  • Prueba de Puño

    : Toma una porción de compost y apriétala fuertemente en tu puño. Observa lo que sucede al soltarlo:

    • Si el compost se desmorona y cae, significa que está demasiado seco.
    • Si el compost libera agua y gotea, indica un exceso de humedad y posible falta de aireación.
    • Si el puñado de compost mantiene su estructura sin liberar agua ni desmoronarse, entonces está en buenas condiciones.

Test de Germinación y Relación C/N

Para una evaluación más precisa de la calidad del compost, puedes realizar pruebas de germinación y medir la relación carbono/nitrógeno (C/N). Estas pruebas son más analíticas y requieren equipos de laboratorio, pero proporcionan información valiosa sobre la calidad del compost.


  • Test de Germinación

    : El test de germinación, especialmente el test de Zucconi, es un método objetivo para determinar si el compost es equilibrado y estable. Requiere equipo de laboratorio y se basa en el índice de germinación. Si el valor supera el 80-85%, indica que el compost es de buena calidad y está equilibrado.


  • Relación C/N

    : La relación C/N es un indicador importante de la descomposición de la materia orgánica. Una relación C/N equilibrada es esencial para obtener un compost de calidad.

Prueba Básica de Germinación con Berros

test de germinacia3n

Si no tienes acceso a equipos de laboratorio, puedes realizar una prueba de germinación más simple para evaluar la calidad de tu compost. Aquí tienes cómo hacerlo:

  1. Llena dos vasos o macetas con una mezcla de tierra de jardín y compost a partes iguales en uno, y solo tierra de jardín en el otro (para fines de comparación).

  2. Siembra semillas de berro mastuerzo (Lepidum sativum) en ambos recipientes. Asegúrate de sembrarlas con una distancia uniforme y lleva un registro del número de semillas que plantas.

  3. Cubre las semillas con una fina capa adicional de compost (1-2 mm) y riega ambas macetas para mantener la humedad del sustrato.

  4. Observa la velocidad de germinación y el crecimiento de las plantas.

  • Si la mayoría de las semillas de berro germinan en 2-4 días y crecen de manera regular, tu compost parece estar equilibrado y de buena calidad.

  • Si la germinación es lenta o no ocurre, es posible que el compost esté inmaduro, desequilibrado o tenga problemas de fitotoxicidad. Esto no significa que no puedas usarlo, pero es recomendable continuar compostando para mejorar su calidad.

  • Observa el aspecto de las plantas a medida que crecen. Un crecimiento vigoroso y uniforme con un color verde intenso indica que el compost es beneficioso. Por otro lado, si ves signos de putrefacción, tallos doblados, coloración marrón o amarilleo en las hojas, podría haber problemas de fitotoxicidad causados por microorganismos no deseados.

  • Utiliza la maceta de control que contiene solo tierra de jardín para comparar. Si observas un mejor crecimiento en la maceta con compost, esto indica que el compost mejora la calidad nutritiva del suelo.

Preguntas Frecuentes

1. ¿Cuál es el propósito del compostaje?

El compostaje tiene como objetivo principal la transformación de residuos orgánicos en un material rico en nutrientes llamado compost, que puede utilizarse para mejorar la fertilidad del suelo y promover el crecimiento saludable de las plantas.

2. ¿Cuánto tiempo se tarda en obtener compost maduro?

El compost maduro suele formarse en un período de 1 a 2 años, pero este tiempo puede variar según las condiciones del proceso de compostaje y los ingredientes utilizados.

3. ¿Cuál es la importancia de la relación C/N en el compostaje?

La relación carbono/nitrógeno (C/N) es esencial en el compostaje porque afecta a la descomposición de la materia orgánica. Una relación C/N equilibrada favorece la formación de un compost de calidad.

4. ¿Qué hacer si mi compost tiene mal olor?

Si tu compost tiene un olor desagradable, podría ser el resultado de fermentaciones anaerobias, exceso de humedad o falta de aireación. Debes corregir estas condiciones para mejorar la calidad del compost.

5. ¿Puedo utilizar compost joven en mi jardín?

Sí, el compost joven puede ser beneficioso para el suelo de tu jardín. Aunque contiene algunos compuestos sin descomponer, actúa como un abono de liberación lenta y fomenta la actividad microbiana en el suelo.

El compostaje y la obtención de compost de calidad son procesos esenciales para la jardinería y la agricultura sostenible. Al comprender las comprobaciones de calidad y las pruebas que puedes realizar, podrás asegurarte de que tu compost sea un recurso valioso para nutrir tus plantas y mejorar la salud de tu suelo. ¡Aprovecha al máximo tu compost y observa cómo florecen tus jardines y huertos!