Importancia del Abonado de los Cítricos: Optimizando el Cultivo para una Producción Saludable

El abonado de los cítricos es un factor crítico en el cultivo de estos árboles frutales, ya que influye directamente en su desarrollo, calidad de los frutos y productividad. En este artículo, exploraremos en detalle la importancia del abonado de los cítricos, las exigencias nutricionales que requieren, cómo detectar las carencias y la dosis adecuada para lograr un máximo rendimiento.

Exigencias Climáticas de los Cítricos

Antes de sumergirnos en el mundo del abonado de los cítricos, es esencial comprender las exigencias climáticas que estos árboles requieren para un crecimiento saludable. El clima desempeña un papel crucial en su desarrollo, y la temperatura es el factor más importante.

La temperatura óptima para la actividad fotosintética de los cítricos se encuentra en el rango de 25º C a 30º C. Temperaturas superiores a los 35º C pueden reducir la actividad fotosintética y afectar negativamente a la calidad del fruto.

En cuanto a las necesidades hídricas, los cítricos estiman requerir entre 5,000 y 8,000 m3 por hectárea al año, lo que equivale a una pluviometría de aproximadamente 500-800 mm. Sin embargo, estas cifras pueden variar según la ubicación geográfica.

Carencias Nutricionales en los Cítricos

deficiencia de potasio en catricos 3

Una de las claves para un cultivo de cítricos saludable es asegurarse de que reciban los nutrientes necesarios. Aquí analizaremos las carencias más comunes y cómo detectarlas:

Deficiencia de Nitrógeno

La deficiencia de nitrógeno se manifiesta con hojas más pequeñas y un amarilleamiento generalizado, especialmente en los nervios de las hojas.

Deficiencia de Fósforo

La detección de la deficiencia de fósforo puede ser complicada, pero suele resultar en una floración menos intensa y frutos más grandes pero con menos jugo.

Deficiencia de Potasio

Esta deficiencia es difícil de detectar en el campo. Las hojas viejas se arrugan y enrollan, y los frutos se desarrollan más pequeños de lo normal.

Deficiencia de Magnesio

La deficiencia de magnesio se caracteriza por un amarilleamiento de las hojas, principalmente en las hojas viejas. Los frutos también pueden ser más pequeños y contener menos azúcares.

Deficiencia de Calcio

La carencia de calcio provoca un menor desarrollo de los cítricos, pérdida de vigor y la desecación de las puntas de las ramas, además de defoliaciones.

Deficiencia de Azufre

La deficiencia de azufre se asemeja a la deficiencia de nitrógeno, con hojas de color verde pálido y puntas curvadas.

Deficiencia de Hierro

La carencia de hierro se manifiesta con hojas jóvenes que adquieren tonalidades amarillas, excepto en los nervios, que permanecen verdes.

Deficiencia de Manganeso

La deficiencia de manganeso se caracteriza por la aparición de manchas amarillas irregulares en las hojas jóvenes, sin afectar su tamaño o forma.

Deficiencia de Cobre

La deficiencia de cobre es poco común debido a las aplicaciones antifúngicas que se realizan para combatir enfermedades.

Deficiencia de Boro

La deficiencia de boro no tiene síntomas específicos, pero puede causar manchas translúcidas, amarilleo de nervios y deformación de hojas.

Deficiencia de Molibdeno

La carencia de molibdeno en los cítricos se asemeja a la deficiencia de nitrógeno.

Abonado de los Cítricos en Función del Máximo Desarrollo del Arbolado

Ahora que comprendemos las carencias nutricionales que pueden afectar a los cítricos, es fundamental abordar el abonado adecuado para garantizar un crecimiento saludable y una producción de alta calidad. Aquí veremos las dosis de abonado recomendadas.

Dosis Máxima Anual Estándar para el Abonado de los Cítricos

Las dosis de abonado varían según el tipo de cítrico y su desarrollo. Se parte del supuesto de una explotación con árboles en máximo desarrollo y un marco de plantación estándar. Cada variedad puede tener necesidades ligeramente diferentes, pero aquí presentamos valores de referencia.

Por ejemplo, si consideramos el cultivo de naranjos y la dosis de nitrógeno aplicada en fertirrigación (riego por goteo), para un marco de plantación de 6×4, se recomienda aplicar 577 gramos por árbol (240 kg por hectárea).

Esto significa que, para el nitrato amónico, se deben aplicar 1,67 kg por árbol de fertilizante, con una riqueza en nitrógeno del 34,5%. En términos de hectáreas, esto equivale a 695 kg por hectárea.

Sin embargo, la distribución adecuada del abonado a lo largo del ciclo de crecimiento es esencial para el éxito del cultivo.

Distribución Mensual de los Nutrientes en el Abonado

Para garantizar un abonado efectivo, es importante distribuir los nutrientes a lo largo del año según las necesidades del árbol. Esto se refleja en la siguiente tabla:


Mes Nitrógeno (%) Fósforo (%) Potasio (%)
Enero 10 5 15
Febrero 10 5 15
Marzo 10 5 15

La suma de todos los porcentajes debe ser igual al 100% en un año completo. Esto significa que la cantidad de nutrientes aplicados debe ser adecuada para cada etapa de desarrollo del árbol.

Tomemos nuevamente el ejemplo del nitrato amónico. Si debemos aplicar 240 kg por hectárea de nitrógeno en un año, para el mes de junio (20%), debemos abonar con 48 kg de nitrógeno. Esto, con un fertilizante de nitrato amónico al 34,5%, se traduce en 139 kg para ese mes.

Supongamos que se riega casi todos los días en junio (30 riegos al mes). La cantidad de nitrato amónico a aplicar en cada riego sería de 4,6 kg. Sin embargo, es importante ajustar estas cifras según las condiciones específicas del cultivo, la variedad y otros factores.

Dosis Anual Estándar en Función del Diámetro de Copa

Otro enfoque para el abonado de los cítricos es considerar el diámetro de la copa de los árboles. La cantidad de abono requerida puede variar según el tamaño de la copa. A continuación, se muestra una tabla de referencia:


Diámetro de Copa (cm) Dosis Anual Estándar (g/árbol)
100 100
200 200
300 300

Estas cifras pueden servir como guía para ajustar el abonado según el tamaño de los árboles en su plantación.

Preguntas Frecuentes

distribucia3n mensual de nutrientes 4

1. ¿Cuándo se debe abonar los cítricos?

El abonado de los cítricos debe realizarse a lo largo del año, distribuyendo los nutrientes según las necesidades de cada etapa de crecimiento. Por lo general, se inicia en la primavera y continúa durante el verano y el otoño.

2. ¿Cuál es el mejor abono para los naranjos?

No existe un único tipo de abono que sea el mejor para todos los naranjos. La elección del abono depende de las necesidades específicas de su cultivo, por lo que es importante realizar análisis de suelos y hojas para determinar qué nutrientes son deficientes y ajustar el abonado en consecuencia.

3. ¿Cómo evitar el exceso de abono en cítricos?

Evitar el exceso de abono es crucial, ya que puede dañar las raíces y tener efectos negativos en el cultivo. Para evitarlo, siga las recomendaciones de abonado según las dosis y distribución adecuadas. Realice análisis de suelos y hojas para monitorear los niveles de nutrientes y ajuste el abonado en función de los resultados.

4. ¿Es recomendable utilizar abono foliar para cítricos?

El abono foliar puede ser una opción adicional para proporcionar nutrientes a los cítricos. Sin embargo, no debe sustituir al abonado tradicional a través del suelo. El abono foliar puede ser útil en situaciones específicas o para corregir deficiencias agudas de nutrientes.

5. ¿Cómo puedo calcular las dosis de abono para mis cítricos en Excel?

Puede utilizar herramientas como las fórmulas de Excel para calcular las dosis de abono en función de los parámetros específicos de su cultivo. Utilice los valores de referencia proporcionados en este artículo y adapte los cálculos a su situación particular.

En resumen, el abonado adecuado de los cítricos es esencial para garantizar un crecimiento saludable, una producción de alta calidad y prevenir las deficiencias nutricionales. Ajuste su plan de abonado según las necesidades de sus árboles y las condiciones locales para obtener los mejores resultados en su cultivo de cítricos.