¿Qué tipo de abono requiere un olivar?

El cultivo del olivo es una parte fundamental de la agricultura en España. Este árbol rústico y longevo produce uno de los productos más preciados del país: el aceite de oliva. Para obtener aceitunas de alta calidad que se traduzcan en un aceite de oliva de renombre, es esencial proporcionar al olivar el abono adecuado. En este artículo, exploraremos en detalle qué tipo de abono requiere un olivar y cuáles son los factores clave a considerar.

Características del olivar

Antes de profundizar en los tipos de abono necesarios para un olivar, es importante comprender las características de estos árboles. El olivo es un árbol de tamaño mediano que generalmente no supera los 6-8 metros de altura. En las plantaciones de olivar, se suelen evitar las podas excesivas para facilitar la recolección de aceitunas, ya sea a través del vareo manual o de la recolección mecánica mediante vibración. Estos árboles son rústicos y pueden vivir mucho tiempo, recordando en cierta medida a la vid, otro cultivo típicamente mediterráneo.

El olivar es resistente a las podas de formación, lo que ha llevado a una tecnificación significativa en este aspecto. Sin embargo, es un cultivo vecero, lo que significa que produce de manera alterna cada año. Para contrarrestar este patrón, una buena fertilización y un riego adecuado son esenciales.

Macronutrientes esenciales (NPK)

olivo fertilizacia3n 3

Para garantizar un crecimiento saludable y la producción de aceitunas de alta calidad, es fundamental proporcionar los macronutrientes esenciales a los olivos. Estos macronutrientes son nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), comúnmente conocidos como el trío NPK.

Nitrógeno (N)

El nitrógeno es un elemento crucial en el crecimiento vegetativo y el desarrollo general de la planta de olivo. En el suelo, el nitrógeno se encuentra en diversas formas químicas, algunas de las cuales no son fácilmente asimilables por la planta. Por lo tanto, una adecuada fertilización nitrogenada es esencial para asegurar un suministro suficiente de este nutriente vital.

Fósforo (P)

El fósforo desempeña un papel importante en los procesos de maduración, floración y cuajado de frutos. Aunque la fertilización de fósforo no produce resultados inmediatos, su aplicación cuidadosa puede mejorar la calidad de las aceitunas con el tiempo, a menudo en uno o dos años.

Potasio (K)

El potasio, junto con el fósforo, es responsable de la buena fructificación de los olivos. Una fertilización adecuada con potasio suele resultar en frutos más grandes y de mejor calidad, además de fortalecer la resistencia del árbol a enfermedades fúngicas y heladas. El potasio también desempeña un papel en la formación y el endurecimiento del hueso de la aceituna.

Micronutrientes necesarios para el olivar

Además de los macronutrientes, los olivos requieren micronutrientes para un crecimiento saludable y una producción óptima. Algunos de los micronutrientes clave incluyen:

Hierro (Fe)

El hierro está ganando importancia en la fertilización de los olivos. En suelos calizos con pH alcalino y alto contenido de carbonato cálcico, el hierro puede volverse inmovilizado y no estar disponible para la planta. Para superar este problema, se utilizan quelatos de hierro en la fertilización. La deficiencia de hierro, conocida como clorosis férrica, se manifiesta en hojas amarillas en la zona intervenal.

Boro (B)

La deficiencia de boro puede causar graves problemas en el cultivo del olivar. En suelos calizos, la asimilación de boro por parte del olivo puede ser deficiente, lo que conduce a un cuajado insuficiente de frutos y deformaciones. Esta deficiencia a veces se confunde con una deficiencia de potasio.

Calcio (Ca)

A pesar de la abundancia de calcio en suelos calizos, este mineral suele estar en forma insoluble, lo que dificulta su asimilación por parte del olivo. Las deficiencias de calcio pueden provocar clorosis en las puntas de las hojas y, en casos graves, necrosis y caída de hojas. El calcio se puede agregar como un elemento adicional en formulaciones de macronutrientes NPK en forma de nitrato cálcico.

Mejor época para el abono de las plantaciones de olivos

fructificacia3n olivar 4

La aplicación de fertilizantes en plantaciones de olivos varía según el tipo de cultivo, ya sea secano o con riego (fertirrigación), así como las condiciones climáticas, el análisis del suelo, las necesidades nutricionales y los análisis foliares.

Cultivo de secano

En general, para las plantaciones de olivos de secano, se recomienda aplicar fósforo y potasio en otoño, cerca de la cosecha. Estos dos macronutrientes son esenciales para la formación, engorde y cuajado de frutos, y la cosecha de aceitunas generalmente ocurre entre octubre y enero-febrero en el hemisferio norte.

En contraste, el nitrógeno es mejor aplicarlo después de la cosecha, a finales del invierno aprovechando las lluvias primaverales. Esta es la época ideal si se utilizan abonos complejos con los tres macronutrientes (NPK), ya que la fertilización fosfatada requiere tiempo para que el árbol responda.

Cultivo de regadío (fertirrigación)

En el cultivo de regadío, donde los nutrientes se aportan mediante fertirrigación, el plan de abonado es más preciso y complejo debido a las variaciones en la demanda de nutrientes durante diferentes meses del año.

Por lo general, se suministra una mayor proporción de nitrógeno durante la primavera y el verano, ya que es cuando los olivos tienen una mayor necesidad. El fósforo, que es menos móvil en el suelo, se puede aplicar de manera más constante durante la campaña.

El potasio, esencial para el endurecimiento del hueso y la fase de engorde del fruto, debe aplicarse en proporciones mayores desde finales de primavera hasta el otoño, prestando especial atención en esta última estación.

Preguntas frecuentes sobre el abono para olivares

¿Cuál es el mejor abono para los olivos?

No existe un «mejor» abono único para los olivos, ya que las necesidades nutricionales pueden variar según el suelo, el clima y el tipo de cultivo. Sin embargo, es esencial proporcionar nitrógeno, fósforo y potasio, junto con micronutrientes como hierro, boro y calcio, para un crecimiento saludable y una producción de aceitunas de alta calidad.

¿Cuándo se debe aplicar la potasa al olivo?

La potasa es esencial para la fructificación y la calidad de las aceitunas. En general, se recomienda aplicar potasa desde finales de primavera hasta el otoño, prestando especial atención a esta última estación. El momento exacto puede variar según las condiciones locales y las necesidades específicas del olivar.

¿Cuánto cuesta el abono para olivar?

El costo del abono para olivar puede variar según la marca, la calidad y la cantidad requerida. Es importante realizar un análisis del suelo y una evaluación de las necesidades nutricionales para determinar la cantidad y el tipo de abono necesarios. Los precios pueden fluctuar en función de estos factores.

En resumen, el abono adecuado es esencial para obtener un rendimiento óptimo de un olivar y producir aceitunas de alta calidad. Al proporcionar los nutrientes necesarios, tanto macronutrientes como micronutrientes, y programar las aplicaciones de manera adecuada, los agricultores pueden garantizar un crecimiento saludable de los olivos y una cosecha abundante.